La Propiedad Intelectual, las empresas y la valoración

La Propiedad Intelectual, las empresas y la valoración

La semana pasada estuvimos un poco pendientes al momento de hablar de patentes y topamos un poco de la interacción de las mismas con la figura de la empresa. Ahora, volvamos un poco sobre nuestros pasos y hablemos de cómo el conocimiento de la propiedad intelectual puede beneficiar a una empresa, volverla mucho más competitiva y permita gestionar los riesgos en este ámbito.

Las instituciones de Propiedad Intelectual de cada país, como el SENADI, tienen un importante papel que desempeñar para ayudar a las empresas a proteger productos y servicios innovadores, permitiendo en el proceso aumentar la visibilidad, el interés y el valor de sus productos para el mercado, así como para diferenciar a la empresa y a sus productos de la competencia, accediendo a información y conocimientos comerciales para evitar el riesgo de utilizar involuntariamente contenidos pertenecientes a terceros o de perder, también involuntariamente, información, innovaciones o producciones creativas propias y valiosas.

Es necesario que las empresas tengan muy claro que un único producto, un diseño o un sistema pueden estar protegidos por distintas formas de derechos de Propiedad Intelectual. La combinación de estos diversos derechos de PI busca proteger la innovación y nutre a la marca. Los mismos, constituyen una herramienta importante para mantener y reforzar la ventaja competitiva y ampliar la cuota de mercado para cada una de las empresas.

Comprensión y Beneficios

Creo que, si has puesto atención a nuestro blog, ya sabes que las marcas, son para las empresas, la ventana que permite a los clientes distinguir los productos o servicios que se ofrecen de los de la competencia y la misma busca reflejar una calidad constante. Es por ese motivo que, se vuelve de interés el tener cuidado al elegir y diseñar su marca, al publicitar, proteger y supervisar que no se induzca a engaño o sea utilizada de manera indebida por otros.

Ahora, si se trata de un producto o un proceso innovador o mejorado es más que seguro que puede protegerse mediante un derecho de patente que puede ser conferido a una empresa y simbolizar una ventaja competitiva. El derecho que se otorga se vincula a la protección por patente, esta impide la utilización o explotación de su invención por parte de terceros, así mismo le permite defenderse de la competencia y asumir una posición sólida y de liderazgo en el mercado.

Entender cómo proteger los secretos comerciales es también fundamental a la hora de defender el espacio donde compiten. Los puntos o detalles específicos de los productos, los conocimientos tecnológicos y la información comercial estratégica suelen ser claves para el éxito de la empresa, pues permite mantener una ventaja frente a su competencia. La divulgación accidental o el robo de los secretos comerciales pueden privar a una empresa de las ventajas competitivas antes mencionadas.

Otro punto importante es el aspecto estético de un producto, por lo mismo este debe estar protegido por un derecho de diseño industrial, como otra forma de distinguirse de la competencia y ganar una cuota de mercado. La empresa debe ser consciente que un diseño visualmente atractivo puede atraer por sí mismo a una clientela exigente y diversificada y puede constituir el elemento distintivo más relevante en el producto de una empresa.

Valoración de Activos en Propiedad Intelectual

Ahora que comprendemos un poco más los beneficios de la PI en las empresas, pasemos a hablar de los activos de propiedad intelectual y como los mismos constituyen parte fundamental de la propiedad intangible en una empresa. Están protegidos jurídicamente y esta protección puede hacerse valer ante un tribunal, estos activos se identifican de forma independiente, son transferibles y tienen una vida económica útil.

El valor de un activo de PI se deriva fundamentalmente del derecho que tiene el titular de ese activo a excluir a los competidores de su utilización. Para que un activo de PI tenga un valor cuantificable debe generar una cantidad mensurable de beneficios económicos para su propietario o usuario y aumentar el valor de otros activos con los que está asociado.

Así mismo el valor de un activo de Propiedad Intelectual puede representar un número indefinido de beneficios económicos futuros para el titular de la PI o el usuario autorizado. El valor puede provenir de la explotación directa de la PI al incorporarse en un producto, la venta o la concesión de licencias de PI a una tercera parte y otras vías, como el elevar las barreras de acceso o reducir la amenaza de sustitutos.

Valoración de PI

¿Por qué realizar una valoración de PI? Pues la respuesta es bastante simple, para poder vender, conceder licencias o llevar a cabo cualquier tipo de acuerdo comercial de propiedad intelectual es necesario determinar el valor de un activo de PI. La valoración de la propiedad intelectual también resulta beneficiosa para la observancia de los derechos de PI, para la gestión interna de los activos de PI y para diversos procesos financieros.

Sin embargo, esta valoración tiene algunos requisitos previos, a fin de valorar un activo de Propiedad Intelectual, se debe cumplir las siguientes condiciones.

  • El activo debe poder identificarse de manera independiente, es decir, está sujeto a una identificación específica y una descripción reconocible.
  • Debe haber pruebas tangibles de la existencia del activo como un contrato, una licencia, un documento de registro, un asiento en los estados financieros, etc.
  • El activo debe haber sido creado en un momento determinado.
  • El activo debe poder ser ejecutado y transferido legalmente.
  • El activo debe ser posible identificar de manera independiente el flujo de ingresos que le corresponde, al margen de los de otros activos de la empresa.
  • El activo debe poder venderse de manera independiente de los demás activos de la empresa.
  • El activo debe ser objeto de destrucción o finalización en un momento determinado.

La valoración en la práctica

El utilizar los activos de Propiedad Intelectual como garantía para obtener financiación es bastante común, se tendrá mayores posibilidades de éxito si los activos evaluados pueden ser valorados al margen de la empresa. En este caso, es importante demostrar que los mismos seguirán siendo válidos, al menos durante el período de reembolso de la financiación, también deben seguir siendo comercializables en caso de ejecución hipotecaria o quiebra.

Por eso antes de invertir en una empresa, los capitalistas de riesgo necesitan conocer el valor de la propiedad intelectual. Por ello, una valoración adecuada de los activos de PI puede ayudar a convencer a potenciales inversores, quienes tienden a buscar el máximo rendimiento y el mínimo riesgo. Además, si la empresa está considerando la posibilidad de crear una empresa conjunta, llevar a cabo una alianza estratégica, una fusión o adquisición, una valoración puede contribuir a conocer el valor que los activos de PI de cada una de las partes aportan a esta alianza.

También antes de entablar negociaciones sobre la concesión de licencias, el contar con un conocimiento exhaustivo de sus activos le permitirá a la empresa adoptar decisiones con mayor fundamento sobre las condiciones del acuerdo de licencia. Asimismo, conocer sus activos de Propiedad Intelectual le permitirá, a la empresa, fijar tarifas por regalías razonables. Por otro lado, en la concesión de franquicias, tanto el franquiciador como el franquiciado necesitarán un conocimiento exhaustivo del valor de los activos.

Para finalizar, el conocer el valor de un activo de Propiedad Intelectual puede influir en la decisión sobre qué estrategia emplear si dicho activo es objeto de una infracción. Gracias a la valoración, la empresa podrá tomar una decisión fundamentada sobre si seguir la vía judicial, optar por la solución extrajudicial de controversias o incluso contemplar la posibilidad de conceder una licencia sobre el activo a la parte infractora. La valoración también puede desempeñar un papel importante en el cálculo de los daños y perjuicios.

Algunos métodos de valoración

Para terminar, hablamos de algunos métodos de valoración: Uno de los más relevantes es el método del cálculo de los ingresos, este calcula el valor del activo de Propiedad Intelectual a partir del importe de los ingresos económicos que se espera que genere, y lo ajusta a su valor actual. 

El uso de este método es el que más sencillo resulta para los activos de PI con flujos de efectivo positivos, para aquellos cuyos flujos de efectivo pueden calcularse a largo plazo con cierto grado de fiabilidad, y en los que puede utilizarse una aproximación del riesgo para obtener tasas de descuento.

Por otro lado, tenemos el método de mercado que consiste en comparar el precio real pagado por la transferencia de derechos de un activo de propiedad intelectual similar en circunstancias comparables. Este método cuenta con la ventaja de ser sencillo y de estar basado en información del mercado, por lo que se suele recurrir a él para establecer valores aproximados con el fin de determinar las tarifas por regalías, los impuestos y los insumos para el método de los ingresos.

Por último, está el método del costo, este determina el valor de un activo de PI calculando el costo de otro activo de PI similar o idéntico. Resulta especialmente útil cuando se puede reproducir fácilmente el activo, pero no es posible cuantificar con exactitud los beneficios económicos. Este método no tiene en cuenta los costos innecesarios ni tampoco las características únicas o novedosas del activo.

Bibliografía

OMPI. (s.f.). Auditorías de propiedad intelectual.

OMPI. (s.f.). La propiedad intelectual y las empresas.

OMPI. (s.f.). Valoración de activos de propiedad intelectual.

error

Comparte nuestro contenido

Scroll to Top