La Ley de Inteligencia Artificial, cuyo objetivo es establecer un marco normativo único para los sistemas de IA que operen en la Unión Europea, mitigando riesgos para la seguridad y los derechos fundamentales de los ciudadanos. Este reglamento, que excluye el sector militar, tiene el potencial de convertirse en una referencia global, similar al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). 

La Ley de Inteligencia Artificial es el primer intento global de regular la IA, clasificando sus aplicaciones según el riesgo y estableciendo prohibiciones específicas para aplicaciones de alto riesgo, como el reconocimiento biométrico a distancia y la manipulación subliminal. La normativa se aplicará de forma gradual hasta su plena entrada en vigor en 2026. 

Un apartado dentro del reglamento destaca la necesidad de apoyar a las pequeñas y medianas empresas (PYMES), empresas emergentes y usuarios en su adaptación a este nuevo marco regulatorio. Este artículo explora las actividades de sensibilización y desarrollo de competencias digitales propuestas, destacando su relevancia y beneficios para estos actores clave. 

Sensibilización y Desarrollo de Competencias Digitales 

En el reglamento sobre sistemas de Inteligencia Artificial (IA), se proponen diversas actividades de sensibilización y desarrollo de competencias digitales específicamente dirigidas a las PYMES, empresas emergentes y usuarios. Equipar a las PYMES y empresas emergentes con habilidades digitales avanzadas permite a estas entidades aprovechar mejor las oportunidades que ofrece la IA, mejorando su competitividad e innovación. 

Este enfoque asegura que tanto el sector educativo como el empresarial estén alineados en sus objetivos de digitalización, promoviendo una transición más fluida hacia la adopción de tecnologías de IA. Estas iniciativas tienen como objetivo mejorar la preparación y concienciación de estos actores clave, promoviendo un uso responsable y ético de la IA. A continuación, se detallan algunas de las propuestas más relevantes. 

Promover la Alfabetización Mediática y el Pensamiento Crítico 

El despliegue de sistemas de IA en el ámbito educativo y empresarial es importante a la hora de fomentar una formación digital de alta calidad. Esto permitirá que tanto los empleados de PYMES y empresas emergentes como los estudiantes y profesores adquieran y compartan las capacidades y competencias digitales necesarias, incluyendo la alfabetización mediática y el pensamiento crítico. Estas habilidades son esenciales para que los individuos participen activamente en la economía, la sociedad y los procesos democráticos. 

Para las PYMES y empresas emergentes, es crucial incorporar la alfabetización mediática y el pensamiento crítico en sus estrategias de formación y desarrollo. La Carta Iberoamericana de Inteligencia Artificial del CLAD subraya la importancia de estas competencias para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades que ofrece la IA . Equipar a las PYMES con estas habilidades mejora su capacidad para innovar, adaptarse a los cambios tecnológicos y competir en un mercado cada vez más digitalizado. 

No obstante, es esencial gestionar los sistemas de IA con cuidado, especialmente aquellos clasificados como de alto riesgo. Esto incluye sistemas que determinan el acceso a programas educativos o laborales, distribuyen a las personas entre distintas instituciones o empresas, evalúan el desempeño o influyen significativamente en las oportunidades de desarrollo profesional. Estos sistemas tienen el potencial de decidir la trayectoria formativa y profesional de una persona, afectando directamente su capacidad para asegurar su subsistencia. Si no se diseñan y utilizan correctamente, pueden invadir derechos fundamentales como el derecho a la educación, la formación y el empleo, perpetuando patrones históricos de discriminación. 

Por ello, el desarrollo y la implementación de sistemas de IA en la educación y en las PYMES deben ser cuidadosamente monitoreados y regulados para evitar abusos y garantizar que se utilicen de manera justa y ética. Las medidas de alfabetización mediática y pensamiento crítico no solo empoderan a los miembros de una empresa o a estudiantes, sino que también establecen una base sólida para la evaluación crítica y el uso responsable de la tecnología de IA en todos los contextos. 

Fomentar la Adquisición y Compartición de Competencias Digitales 

El Reglamento también propone fomentar la adquisición y compartición de competencias digitales necesarias en el ámbito educativo. Este enfoque es integral, abarcando tanto a estudiantes como a profesores, y busca asegurar que todos los involucrados en el proceso educativo estén equipados con las habilidades digitales necesarias para adaptarse a un entorno tecnológico en constante evolución. 

Las competencias digitales incluyen no solo la capacidad de utilizar herramientas tecnológicas, sino también la comprensión de sus implicaciones éticas y sociales. Esto es importante en la IA, donde las decisiones automatizadas pueden tener efectos significativos en la vida de las personas. Al equipar a estudiantes y profesores con estas competencias, se promueve una cultura de aprendizaje continuo y adaptación, esencial para la integración efectiva de la IA en la educación. 

Además, fomentar estas competencias facilita la creación de una base sólida de conocimientos que pueden transferirse y aplicarse en el contexto empresarial. Las PYMES y empresas emergentes, al contar con personal educado en competencias digitales, pueden aprovechar mejor las oportunidades que ofrece la IA, mejorando su competitividad y capacidad de innovación. Este enfoque holístico asegura que el ecosistema educativo y empresarial estén alineados en sus objetivos de digitalización y adopción de IA. 

Aplicación de Requisitos Adicionales Voluntarios 

Se anima a los proveedores y responsables del despliegue de sistemas de IA a aplicar requisitos adicionales voluntarios relacionados con la sostenibilidad medioambiental, la inclusividad y la diversidad en el diseño y desarrollo de sistemas de IA. Esto incluye la participación de partes interesadas y la diversidad de los equipos de desarrollo, promoviendo la paridad de género. 

La adopción de estos requisitos voluntarios no solo mejora la ética y la responsabilidad en el desarrollo de IA, sino que también puede aumentar la aceptación y la confianza del público en estas tecnologías. Por ejemplo, considerar la sostenibilidad medioambiental en el desarrollo de sistemas de IA puede ayudar a mitigar los impactos negativos en el medio ambiente, promoviendo una tecnología más verde y sostenible. 

Además, la inclusión y la diversidad en los equipos de desarrollo y en el diseño de sistemas de IA aseguran que las perspectivas y necesidades de diferentes grupos sociales sean consideradas. Esto es crucial para evitar sesgos y discriminación en los algoritmos de IA, y para garantizar que los beneficios de la tecnología sean accesibles para todos. Al fomentar la participación de una variedad de partes interesadas, desde organizaciones empresariales hasta la sociedad civil, se crea un ecosistema más inclusivo y equitativo. 

Establecimiento de Herramientas de Alfabetización en IA 

Otra punto clave es el establecimiento de herramientas de alfabetización en materia de inteligencia artificial. Estas herramientas están diseñadas para garantizar el cumplimiento adecuado y la correcta ejecución de los sistemas de IA, además de promover la sensibilización pública y la comprensión de los beneficios, riesgos, salvaguardias, derechos y obligaciones asociados con el uso de la IA. 

Estas herramientas de alfabetización en IA proporcionarán a proveedores, responsables del despliegue y usuarios los conceptos necesarios para tomar decisiones informadas. Esto incluye entender cómo aplicar correctamente los elementos técnicos durante el desarrollo del sistema de IA, las medidas a implementar durante su uso, y cómo interpretar adecuadamente la información generada por el sistema de IA. También es esencial que las personas afectadas por decisiones automatizadas comprendan cómo estas decisiones impactan sus vidas. 

La implementación generalizada de estas herramientas y medidas de alfabetización en IA contribuirá a mejorar las condiciones de trabajo y sostener la consolidación y la senda de innovación de una IA fiable en la Unión. El Comité Europeo de Inteligencia Artificial apoyará a la Comisión en la promoción de estas herramientas, fomentando una mayor comprensión y conciencia pública sobre el uso responsable y ético de la IA. 

Puntos finales 

El Reglamento sobre sistemas de IA subrayan la importancia de apoyar a las PYMES, empresas emergentes y usuarios en su adaptación al nuevo marco regulatorio. Las iniciativas propuestas buscan fomentar una educación digital integral, que incluya no solo habilidades técnicas, sino también competencias críticas como la alfabetización mediática y el pensamiento crítico. La correcta implementación de sistemas de IA en el ámbito educativo, con un enfoque en la ética y la equidad, es esencial para evitar la perpetuación de discriminaciones y garantizar un acceso justo a las oportunidades educativas. 

El fomento de competencias digitales en el ámbito empresarial es igualmente crucial. Equipar a las PYMES y empresas emergentes con habilidades avanzadas en IA no solo mejora su competitividad, sino que también promueve un entorno de innovación y adaptación constante. Al alinear los objetivos educativos y empresariales, se asegura una transición más fluida y efectiva hacia la adopción de tecnologías, beneficiando a todo el ecosistema. 

Finalmente, la promoción de requisitos voluntarios adicionales y el establecimiento de herramientas de alfabetización en IA son pasos vitales para garantizar un desarrollo y uso responsable de la IA. Estas medidas no solo aumentan la confianza del público en la tecnología, sino que también aseguran que sus beneficios sean equitativamente distribuidos. La cooperación entre diversos actores, desde proveedores hasta usuarios finales, es esencial para crear un entorno inclusivo y ético en este ámbito. 

​​Bibliografía 

​Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo. (2023). Carta Iberoamericana de Inteligencia Artificial [Versión 2].

​​Comisión Europea. (2021). Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen normas armonizadas en materia de inteligencia artificial (Ley de Inteligencia Artificial) y se modifican determinados actos legislativos de la Unión.

​Comisión Europea. (2023). Informe A9-0188/2023 sobre la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen normas armonizadas en materia de inteligencia artificial (Ley de Inteligencia Artificial).

​Parlamento Europeo. (2024). Enmiendas al Reglamento sobre sistemas de Inteligencia Artificial. Obtenido de Documento TA-9-2024-0138.

​Unión Europea. (2024). Opinión del Comité Económico y Social sobre la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen normas armonizadas en materia de inteligencia artificial (Ley de Inteligencia Artificial). Obtenido de CESE 2021/02482.

​Unión Europea. (2024). Opinión del Comité de las Regiones sobre la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen normas armonizadas en materia de inteligencia artificial (Ley de Inteligencia Artificial). Obtenido de CDR 2021/02682.

​​​ 

En los últimos años, la evolución de la Inteligencia Artificial (IA) abrió un nuevo capítulo en la historia de la tecnología contemporánea, con una amplia gama de aplicaciones que abarcan desde la optimización de procesos hasta la toma de decisiones en diversos ámbitos como la salud y la seguridad. Sin embargo, este avance ha suscitado crecientes inquietudes sobre cuestiones éticas y de responsabilidad en su desarrollo y aplicación

En respuesta a estos desafíos, el Parlamento Europeo y el Consejo han aprobado, el 13 de marzo de 2024, una legislación pionera: el Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre Inteligencia Artificial. La legislación, presentada por la Comisión Europea en abril de 2021, busca establecer un marco normativo único para los sistemas de IA que operan en la Unión Europea, para mitigar los riesgos a la seguridad y proteger los derechos de los ciudadanos. 

La legislación establece prohibiciones claras sobre ciertas aplicaciones de IA que podrían socavar los derechos de los ciudadanos, como el reconocimiento biométrico a distancia y la manipulación subliminal del comportamiento humano. Estas restricciones reflejan un compromiso firme con la protección de la privacidad y la dignidad humana en el uso de la IA. 

Por ese motivo, una de las características de este reglamento es su enfoque en la clasificación de las aplicaciones de IA según el nivel de riesgo que representan. Si bien las aplicaciones de bajo riesgo no estarán sujetas a regulación, las de riesgo medio y alto requerirán una evaluación obligatoria de conformidad antes de su comercialización, con énfasis en la transparencia y la responsabilidad por parte de los proveedores. 

Descripción clara de la finalidad prevista 

El Reglamento sobre sistemas de Inteligencia Artificial propone un enfoque claro y detallado para la evaluación de sistemas de IA, comenzando por la provisión de una descripción precisa de la finalidad prevista para su utilización. La descripción abarca aspectos cruciales, incluyendo el propósito principal del sistema de IA, como su función específica en un contexto médico para el diagnóstico de enfermedades. Además, se requieren especificar los objetivos que se esperan alcanzar con el sistema, lo que facilita medir su éxito en términos de eficiencia, precisión y reducción de costos operativos. 

Es esencial también identificar a los beneficiarios directos y a los usuarios finales del sistema de IA, entendiendo quiénes se verán impactados por su implementación y quiénes interactuarán con él en la práctica. Este conocimiento contribuye a diseñar una solución que se adapte a las necesidades y expectativas de todas las partes involucradas. Además, la descripción de la finalidad prevista debe abordar el alcance del sistema, es decir, sus capacidades y las situaciones en las que puede ser utilizado, así como reconocer sus limitaciones, como posibles sesgos o áreas de incertidumbre. 

En resumen, al proporcionar una descripción clara de la finalidad prevista de un sistema de IA, se sientan las bases para su desarrollo, implementación y evaluación efectivos. Definir el propósito, los objetivos, los beneficiarios, el alcance y las limitaciones del sistema garantiza que su utilización sea coherente con las expectativas y necesidades de todas las partes interesadas, promoviendo así una adopción responsable y ética de la inteligencia artificial. 

Ámbito geográfico y temporal de utilización 

El enfoque del Reglamento sobre sistemas de Inteligencia Artificial para la evaluación de sistemas de IA destaca la importancia de comprender el ámbito geográfico y temporal de su utilización. Esta evaluación detallada implica una consideración exhaustiva de varios aspectos clave, comenzando por la definición clara del ámbito geográfico donde se implementará y utilizará el sistema de IA. Identificar si el sistema operará a nivel local, nacional, regional o internacional es crucial, así como tener en cuenta las regulaciones y leyes específicas de cada jurisdicción involucrada. 

Además, se requiere una definición precisa de la duración prevista de la utilización del sistema, ya sea de forma continua o temporal para proyectos específicos. Esta determinación no solo afecta la planificación operativa, sino también la programación de mantenimiento, actualizaciones y evaluaciones periódicas del sistema. Además, se deben considerar las posibles expansiones futuras del sistema y los cambios en la demanda o las condiciones operativas que podrían afectar su utilización a largo plazo. 

En resumen, el análisis detallado del ámbito geográfico y temporal de utilización de un sistema de IA busca garantizar una comprensión completa de los contextos operativos. Esto permite una planificación adecuada, el cumplimiento de regulaciones locales y la adaptabilidad a posibles cambios en el entorno operativo a lo largo del tiempo. Este enfoque contribuye a una implementación más efectiva y responsable de la inteligencia artificial en diversos sectores y geografías. 

Impacto en los derechos fundamentales 

Al evaluar el impacto en los derechos fundamentales al utilizar un sistema de Inteligencia Artificial (IA), es fundamental garantizar que su implementación cumpla con el marco legal establecido a nivel de la Unión Europea en lo que respecta a los derechos fundamentales. Esta evaluación implica considerar varios aspectos y las leyes nacionales en materia de derechos fundamentales, garantizando así el respeto a principios como la privacidad, la no discriminación y otros derechos protegidos. Además, se requiere realizar una evaluación exhaustiva del impacto razonablemente previsible en los derechos fundamentales, identificando cómo el uso del sistema podría afectar aspectos como la igualdad de trato, la libertad de expresión y la autonomía individual. 

Durante esta evaluación, es crucial identificar los posibles riesgos y efectos negativos que el sistema de IA podría tener en los derechos fundamentales de las personas. Esto incluye considerar aspectos como la discriminación algorítmica, la falta de transparencia en las decisiones automatizadas y el impacto en la dignidad humana. Una vez identificados estos riesgos, es importante desarrollar un plan detallado para mitigarlos, lo que implica la integración de salvaguardias técnicas, la supervisión continua del sistema y la adopción de medidas correctivas en caso de violaciones de derechos. 

La evaluación del impacto en los derechos fundamentales al utilizar un sistema de IA busca garantizar que su implementación se realice de manera ética, legal y respetuosa con los principios fundamentales de los derechos humanos. Esta evaluación proactiva es esencial para prevenir posibles violaciones de derechos y promover un uso responsable y ético de la IA en la sociedad, asegurando así que la tecnología beneficie a todos los individuos de manera equitativa y justa. 

Repercusiones en el medio ambiente 

El enfoque presentado por el Reglamento sobre sistemas de Inteligencia Artificial insta a evaluar las repercusiones negativas previsibles del uso del sistema de IA en el medio ambiente. Esta evaluación busca comprender y mitigar el impacto ambiental de la tecnología, considerando aspectos como el consumo de energía, la generación de residuos electrónicos y la conservación de recursos naturales. Además, se destaca la importancia de considerar cómo el sistema de IA puede contribuir a la sostenibilidad ambiental y al cumplimiento de compromisos como el Pacto Verde Europeo. 

Para evaluar adecuadamente las repercusiones ambientales del sistema de IA, es esencial considerar su eficiencia energética y el uso de recursos en su ciclo de vida. Esto implica identificar oportunidades para optimizar el consumo de energía y reducir la huella ambiental del sistema, así como gestionar de manera adecuada la generación de residuos electrónicos mediante prácticas de reutilización, reciclaje y disposición responsable. 

Además de evaluar las posibles repercusiones negativas, es crucial considerar cómo el sistema de IA puede contribuir activamente a la sostenibilidad ambiental. La tecnología de IA puede usarse para optimizar procesos, reducir el consumo de recursos y apoyar iniciativas de conservación ambiental, una herramienta clave en la transición hacia una economía más verde y respetuosa con el medio ambiente. Evaluar cómo el uso del sistema de IA se alinea con los compromisos ambientales, como el Pacto Verde Europeo, es fundamental para garantizar un desarrollo tecnológico responsable y compatible con la protección del entorno natural. 

Puntos Finales 

La respuesta legislativa de la Unión Europea, con el Reglamento sobre Inteligencia Artificial, establece un marco normativo integral para mitigar riesgos y proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos. Este reglamento se centra en clasificar las aplicaciones de IA según su nivel de riesgo y exige una evaluación exhaustiva de conformidad antes de su comercialización.  

Una de las principales medidas es la descripción detallada de la finalidad prevista de los sistemas de IA, garantizando transparencia y responsabilidad en su desarrollo y aplicación. Además, se enfoca en comprender el ámbito geográfico y temporal de utilización de estos sistemas, asegurando su adaptabilidad a diferentes contextos y regulaciones. Se destaca la evaluación del impacto en los derechos fundamentales, buscando prevenir violaciones éticas y legales mediante la identificación y mitigación de posibles riesgos. 

Por último, se consideran las repercusiones ambientales del uso de la IA, promoviendo prácticas sostenibles y su alineación con compromisos como el Pacto Verde Europeo. En conjunto, estas medidas buscan garantizar un desarrollo y aplicación ética, responsable y compatible con la protección del medio ambiente. En los próximos artículos seguiremos explorando estos temas enfocándonos en cómo el reglamento influirá en la implementación y supervisión de sistemas de IA en la sociedad contemporánea, que seguramente se adaptará a los avances y será el marco jurídico de referencia internacional.  

​​Bibliografía 

​​Unión Europea. (13 de Marzo de 2024). REGULATION OF THE EUROPEAN PARLIAMENT AND OF THE COUNCIL LAYING DOWN HARMONISED RULES ON ARTIFICIAL INTELLIGENCE (ARTIFICIAL INTELLIGENCE ACT) AND AMENDING CERTAIN UNION LEGISLATIVE ACTS.

​Unión Europea. (09 de Diceimbre de 2023). Reglamento de Inteligencia Artificial: el Consejo y el Parlamento alcanzan un acuerdo sobre las primeras normas del mundo en materia de inteligencia artificial.

​Parlamento Europeo. (15 de Marzo de 2024). La Eurocámara aprueba Reglamento de Inteligencia Artificial.

La integración de la inteligencia artificial (IA) en el ámbito del derecho corporativo ha generado debates en los últimos años. Reconocidos expertos en la materia, como Richard Susskind, han identificado el potencial transformador de la IA en el sector legal, aunque advierten sobre la necesidad de evitar exageraciones respecto a sus efectos a corto plazo. No obstante, Susskind sugiere que, a largo plazo, la IA tendrá un impacto significativo en los servicios legales y judiciales

La IA, representada por diversas tecnologías generativas, no solo promete mejorar la eficiencia operativa, sino que también plantea desafíos éticos y regulatorios. Aunque aún se encuentra en las primeras etapas de su desarrollo, se anticipa que las próximas generaciones de sistemas de IA serán aún más capaces y precisas. 

Es esencial comprender que la IA en el ámbito del derecho es parte de una evolución continua que se remonta a décadas atrás. Los sistemas de IA más recientes, como la IA generativa, no reemplazan a sus predecesores, sino que amplían el conjunto de herramientas disponibles para los profesionales del derecho. Se espera que estos avances continúen en el futuro, con un ritmo de desarrollo acelerado gracias a los avances tecnológicos

El futuro de la IA en el derecho ofrece tanto oportunidades como desafíos. Aunque la tecnología puede mejorar la eficiencia y la productividad de los abogados in-house, también plantea cuestiones sobre el equilibrio entre la automatización y el juicio humano, así como sobre la responsabilidad ética y legal en el uso de estas herramientas. En última instancia, el impacto de la IA en el derecho dependerá de cómo se gestionen estos desafíos y se aprovechen las oportunidades para promover una práctica legal más eficiente, ética y centrada en el cliente. 

Avances Prácticos de la IA en el Ámbito del Derecho Corporativo 

Dentro del derecho corporativo, la implementación de la inteligencia artificial (IA) ha provocado una transformación notable en la gestión de los procesos legales empresariales. Entre las diversas aplicaciones prácticas de la IA, destaca la automatización de tareas rutinarias mediante el procesamiento del lenguaje natural (NLP). Esta tecnología avanzada permite a los abogados realizar revisiones exhaustivas de grandes volúmenes de documentos legales con eficiencia y precisión, identificando información relevante como fechas límite, posibles incumplimientos en la práctica. 

Las herramientas de NLP también facilitan la extracción de información específica de los documentos legales, lo que posibilita a los profesionales jurídicos generar resúmenes ejecutivos y análisis detallados con mayor rapidez y precisión. Además, el uso de plantillas y formularios predefinidos, alimentados por IA, agiliza la creación de documentos legales estándar y personalizados, como contratos y acuerdos corporativos. 

La tecnología de IA, representada por sistemas como los chatbots, ofrece una variedad de aplicaciones prácticas, desde la investigación jurídica general hasta la redacción simplificada de documentos legales complejos, los chatbots de IA generativa pueden mejorar significativamente la eficiencia y la velocidad de las tareas legales cotidianas. Esto proporciona beneficios tangibles tanto para los clientes como para los abogados, permitiendo una gestión más ágil y precisa de los asuntos legales de la empresa. 

A pesar de los avances en la IA y el NLP, es importante tener en cuenta los límites de esta tecnología. Si bien puede automatizar tareas repetitivas y reducir errores, la interpretación y el análisis crítico de los abogados siguen siendo fundamentales en la práctica legal. Además, la calidad de los resultados obtenidos por las herramientas de IA depende en gran medida de la calidad de los datos utilizados para entrenarlas, lo que subraya la importancia de la selección y preparación cuidadosa de los conjuntos de datos utilizados en la práctica legal

Procesamiento del Lenguaje Natural (NLP) en el Ámbito del Derecho Corporativo 

El procesamiento del lenguaje natural (NLP) ha experimentado una notable evolución en los últimos años, impulsada por el creciente interés en mejorar la comunicación con la IA, así como por los avances en tecnologías como el big data, la computación potente y los algoritmos mejorados. Esta disciplina, que permite a las computadoras entender, interpretar y manipular el lenguaje humano, se nutre de diversas áreas como la ciencia de la computación y la lingüística computacional, con el objetivo de cerrar la brecha entre la comunicación humana y el entendimiento de las máquinas. 

La importancia del procesamiento del lenguaje natural radica en su capacidad para manejar grandes volúmenes de datos textuales y estructurar fuentes de datos altamente no estructuradas. Gracias a la NLP, las computadoras pueden comunicarse en el lenguaje humano, interpretar texto escrito y voz hablada, medir el sentimiento y determinar la relevancia de la información. Esto permite analizar datos basados en lenguajes de manera eficiente, sin fatigarse e imparcial, lo que resulta fundamental por la enorme cantidad de datos no estructurados generados diariamente. 

El lenguaje humano es extremadamente complejo y diverso, con una variedad de idiomas, dialectos, reglas gramaticales y términos coloquiales. La NLP aborda esta complejidad al resolver la ambigüedad del lenguaje y agregar estructura numérica útil a los datos. Aunque el aprendizaje supervisado y no supervisado, así como el aprendizaje profundo, son ampliamente utilizados para modelar el lenguaje humano, la NLP complementa estos métodos al proporcionar un entendimiento sintáctico y semántico que es crucial para aplicaciones como el reconocimiento del habla y la analítica de texto. En resumen, el procesamiento del lenguaje natural es fundamental en la capacidad de las máquinas para interactuar con el lenguaje humano y comprender la información de grandes volúmenes de datos textuales. 

Desafíos y Limitaciones de la IA en el trabajo legal 

La adopción de la IA en el trabajo legal también enfrenta desafíos y limitaciones significativas. Uno de los principales desafíos es garantizar la transparencia y la explicabilidad de los algoritmos utilizados en los sistemas de IA. Esto es especialmente importante en el contexto jurídico, donde las decisiones deben ser comprensibles o cuestionables por los profesionales. 

Además, la IA puede introducir sesgos y errores en el proceso legal si no se implementa correctamente. Los algoritmos de IA aprenden de los datos con los que son entrenados, lo que significa que pueden perpetuar sesgos existentes en los datos o generar resultados inexactos si los datos de entrenamiento son incompletos o incorrectos. 

Otro desafío importante es la privacidad y la seguridad de los datos. La IA en el derecho corporativo a menudo implica el procesamiento de grandes cantidades de datos confidenciales, como información financiera y datos personales. Es fundamental garantizar que estos datos estén protegidos contra accesos no autorizados y que se cumplan todas las regulaciones de privacidad aplicables. 

Respecto a estos desafíos, podemos observar que la propuesta del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen normas armonizadas sobre IA, ya aborda entre otros aspectos, el establecimiento de requisitos que van desde la exigencia de la descripción detallada de los elementos del sistema de IA y del proceso, esto es la lógica general del sistema de IA y de los algoritmos, así como busca garantizar la intimidad y la protección de datos personales a lo largo del ciclo de vida del sistema, con el cumplimiento de los principios de minimización de datos y la protección desde el diseño y por defecto, que pueden incluir tanto la anonimización y el cifrado, así como el uso de tecnología que permita llevar algoritmos a los datos.  

En resumen, si bien la inteligencia artificial ofrece numerosos beneficios, también plantea desafíos importantes que deben abordarse para garantizar su implementación efectiva y ética. Es fundamental que los profesionales jurídicos trabajen en colaboración con expertos en tecnología para desarrollar soluciones que sean transparentes, equitativas y respetuosas de los derechos y la privacidad de las personas. 

​​Bibliografía 

​Committee on the Internal Market and Consumer Protection & Committee on Civil Liberties, Justice and Home Affairs. (2024). Provisional agreement resulting from interinstitutional negotiations. 

​​Call, X. (26 de Febrero | de 2024). La IA en el derecho corporativo: qué es el NLP.  

​Molina, S. (16 de Octubre de 2023). La Inteligencia Artificial generativa en el sector legal.

​SAS. (s.f.). Procesamiento del lenguaje natural (NLP).

​Estalella, J. (27 de Febrero de 2024). ¿Burbuja de Inteligencia Artificial en el sector legal?

error

Comparte nuestro contenido